La fotografía tiene un papel muy destacado en ‘Con mapa y cámara’. Por eso, tenía tantas ganas de compartiros este primer post sobre fotografía de viajes. En esta ocasión, he querido hacer un resumen de algunos pasos que me parecen interesantes, para sacar el máximo partido a nuestras fotos de viajes: una pequeña guía, que espero que te sea útil.

Edimburgo

Antes: preparando nuestro viaje

El placer de viajar comienza ya en casa, cuando estamos preparando esa escapada que tenemos en mente. Nos gusta pensar cómo será, qué haremos, organizar las etapas y trayectos… Y en toda esta planificación, para mí es fundamental tener en mente cómo serán las fotografías que haré durante el viaje.

Lisboa

Por ejemplo, en el recorrido que vamos a hacer, no podremos estar en todos los sitios a la hora que queramos, pero sí puede ayudarnos planificar en qué lugares queremos ver el comienzo y el final del día, pues la luz del amanecer y el atardecer son muy especiales en la fotografía de viajes, ya sean paisajes naturales o urbanos.

De este modo, podemos, por ejemplo, estudiar la orientación adecuada en función de la foto que buscamos y la época del año. A mí me gusta especialmente la hora azul, cuando ya se ha puesto el sol y todavía hay claridad en el cielo con esa característica tonalidad azulada. La pena es que es tan corta… 😉

Edimburgo_Calton_Hill

También es importante en nuestra planificación, pensar qué equipo queremos llevar. Para esta cuestión, hay tantas opciones como tipos de fotos queramos hacer y hoy en día las opciones son amplísimas. En mi caso, utilizo mi cámara réflex y en contadas ocasiones el móvil.

Sea cual sea la opción mejor para ti, yo te recomiendo que no dejes de echar a la mochila el trípode. Te será muy útil tanto para fotografía de paisajes, como para hacer autorretratos. Y para evitar un peso extra, que al final puede ser molesto, os propongo dos opciones que son las que yo uso: un trípode de viaje con una estupenda estabilidad y muy compacto, y como complemento uno más pequeño y articulado, que estoy segura que se convertirá en tu compañero inseparable por lo práctico que es en multitud de situaciones.

Por último, antes de irnos de viaje, os dejo aquí también un libro que descubrí hace poco y me resultó muy interesante para daros pistas de cómo aprovechar al máximo vuestras fotografías de viajes.

Durante: capturando cada momento

Por fin hemos llegado al lugar que tanto deseábamos conocer. Habremos visto antes multitud de imágenes y seguro que ya llevamos en mente más de una fotografía que queremos tomar. Es inevitable que en un primer momento, busquemos reconocer esas fotos, incluso hacer alguna que teníamos ya planificada desde casa.

Pero a partir de ese primer momento, creo que cada uno debemos buscar nuestra visión particular de ese sitio, una perspectiva propia, la mejor forma de transmitir lo que nos hace sentir o de capturar el momento. Y ahí nadie puede deciros cuál es la mejor imagen. Yo a menudo huyo de las fotos que yo llamo “publicitarias”, quizá más espectaculares, e intento conseguir imágenes para mí más auténticas y espontáneas.

Fuente_Pza_Imperio_Lisboa

Durante el viaje, también podemos plantearnos llevar a cabo algún proyecto fotográfico que hayamos diseñado previamente. De ese modo, a la vez que tomamos fotos de todo aquello que nos llama la atención, pondremos el foco en algún elemento concreto con el que luego vayamos a trabajar una selección de imágenes para un álbum, una serie fotográfica, etc.

Pareja_bailando_La_Habana

Una de las cosas que más me atrae de la fotografía de viajes es precisamente lo rica que resulta, pues permite jugar con muchos tipos de fotos diferentes , ya sean de paisajes, de gentes, naturaleza, arquitectura, etc. Creo que la combinación de todas ellas es lo que nos aporta ese recuerdo propio y diferente del de cualquier otr@ viajer@ fotógraf@.

Todos tenemos siempre nuestras preferencias y gustos, a mí por ejemplo me encantan los detalles arquitectónicos, la repetición de elementos, las composiciones verticales…. En fin, lo interesante de todo ello es experimentar y disfrutar al máximo. En próximos posts, hablaremos de algunos aspectos técnicos.

Centro de Lisboa

Y todo ello no debe hacernos olvidar nuestra seguridad. A veces, el afán de conseguir una determinada foto, hace que se nos olviden ciertos riesgos, y os lo digo de verdad por experiencia propia ;-P Ya sea un acantilado espectacular, una carretera que nos parece desierta, o mil situaciones más, por favor tened siempre cuidado, especialmente si vais solos. Cualquier fotografía, por estupenda que sea, no vale que se nos eche a perder un viaje increíble.

Después: recordando desde casa

Todavía me acuerdo cuando hacía fotografía analógica y llegaba el momento de recoger las copias del laboratorio, esa mezcla de ilusión y de inquietud por descubrir por fin el resultado de días o semanas de viaje!!!

Ahora con todos los medios digitales a nuestro alcance, ya durante el viaje vamos viendo, seleccionando e incluso en ocasiones editando imágenes, aunque para esto último, yo prefiero esperar a volver, reposar las imágenes y revisarlas después.

Estrasburgo_invierno

¿Y qué hacemos ahora con esos cientos o incluso miles de fotos de nuestra tarjeta de memoria? Pues al igual que os decía en los apartados anteriores, depende totalmente de qué buscamos cada uno al hacer nuestras fotografías. Bien podemos hacer un álbum propio de recuerdo, compartir con amigos en redes sociales o incluso publicar en una página o blog propio. En cualquier caso, os comparto algunos consejos que pueden ser siempre útiles.

Ventanas_Arlés

Lo primero es archivar bien las imágenes. A menudo tenemos tantas imágenes que luego no somos capaces de recordar. Por eso, es conveniente agrupar por carpetas, indicando siempre el lugar y la fecha. Y a su vez crear una subcarpeta para las fotos que editemos posteriormente. Luego será mucho más fácil identificarlas y no nos volveremos locos pensando dónde era esta o aquella foto.

Además siempre es más fácil enfrentarnos a esta tarea sin que pase mucho tiempo desde que hemos vuelto, aunque a veces da un poco de pereza lo de sentarse al ordenador pero es una buena inversión de tiempo. Una vez tenemos todas nuestras fotografías organizadas, podemos elegir mejor aquellas que queremos editar, publicar, imprimir e incluso vender.

Atardecer_Varadero_Cuba

Otro de los placeres que yo estoy retomando cada vez más es la impresión de fotos, ya sea en un tamaño más grande para colgar o bien en un formato más manejable para un álbum. También se están haciendo muy populares los fotolibros, que te permiten hacer tu propia versión para el recuerdo.

Las opciones son múltiples: desde una impresora doméstica y papel fotográfico (yo estoy ahora en esa fase y he descubierto que puedo tener fotos con una estupenda calidad de impresión al momento) a una impresión digital profesional o enviar al laboratorio (para trabajos de mayor formato o para exponer, sigue siendo la mejor solución).

Faro_Ciudadella_Menorca

Espero que esta pequeña guía para tus fotos de viaje os haya parecido interesante y me encantaría conocer también vuestros trucos para hacer fotografía de viajes. En próximos posts profundizaremos más en ideas y consejos técnicos paso a paso.

¿Y qué es para tí lo más importante de todo el proceso? ¿Qué tipo de fotos te gusta hacer? Espero vuestros comentarios y respondo a todos.

Pequeña guía para tus fotos de viajes

2 pensamientos en “Pequeña guía para tus fotos de viajes

    • 8 abril, 2020 a las 23:35
      Enlace permanente

      Muchas gracias! La combinación, por ejemplo, de luces frías (hora azul) y cálidas (iluminación artificial) suele resultar muy atractiva. Seguiré subiendo fotos así, espero que os gusten 😉

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *